Embarazo adolescente: riesgos psicológicos y sociales

Debido a los tabúes y a la falta de información de la sociedad, en lo que a sexología y medidas preventivas contra el embarazo se refiere, el embarazo adolescente o embarazo precoz ha ocupado las portadas de numerosos medios españoles durante años. Los problemas que derivan de todo esto no son solo los que se relacionan con los riesgos y consecuencias fisiológicas de un embarazo adolescente sino que existen problemas psicológicos y sociales muy importantes. que se esconden bajo el resto, y que conviene tratar adecuadamente.

En el área de la Psicología se concibe la adolescencia como la segunda crisis del desarrollo psíquico y está caracterizada por la gran cantidad de contradicciones entre nuevas necesidades y las posibilidades de satisfacerlas realmente. Todo esto se desarrolla entre medias de ese paso hacia la madurez biológica, psicológica y social que tiene lugar durante la etapa de la adolescencia.

Pues bien, una de esas nuevas necesidades la constituye el sexo y por eso es tremendamente importante orientar y formar al adolescente en este ámbito. Resulta imprescindible hablar de cualquier tema con el adolescente, siempre con naturalidad, y prestar atención a los problemas emocionales que pueden surgir durante estas edades. La embarazada adolescente no debe sentirse sola en ningún caso.

Embarazo adolescente: consecuencias psicológicas

Negación

Muchas adolescentes que obtienen un resultado positivo en la prueba de embarazo reaccionan ocultando la información a sus padres. De esta forma, retrasan todo el proceso y evitan acercarse a recibir atención médica, reacción que puede resultar peligrosa tanto para la madre, como para el bebé.

 

Es un comportamiento denominado por los psicológos como negación del embarazo y es muy típico entre las adolescentes.

Culpa

El sentimiento de culpa es una de las consecuencias más extendida entre las adolescentes que experimentan un embarazo precoz. La culpa puede ser religiosa pero también puede surgir por el hecho de sentir que se ha defraudado a la familia o a los amigos.

Se trata de un problema psicológico que no debe resolverse intentando buscar cómo se debería haber actuado en el pasado sino que hay que hablar del presente y de lo que viene a partir de ahora. Es indispensable que la adolescente hable con la familia y amigos y busque apoyo para que perciba que no ha defraudado a nadie. En el caso de que la familia esté molesta o dolida, y no se comporte como debiera, se recomienda a la adolescente buscar grupos de apoyo para estas situaciones.

Autoestima

Los problemas de autoestima durante un embarazo adolescente pueden ser incluso superiores a los de cualquier embarazo de mujer adulta. En este caso, los compañeros de clase o amigos pueden llegar a ser muy poco respetuosos con el tema y hacer a la adolescente enfrentarse a situaciones verdaderamente traumáticas. Además, el hecho de perder la figura durante las edades adolescentes es algo psicológicamente muy duro.

Es muy importante acudir a un psicológo cuando la falta de autoestima roza la depresión. Se debe pensar en el futuro, en el bebé y en todo lo que queda por venir, no prestando atención a la gente que no te apoya o a todos aquellos que no te hacen ningún bien con sus comentarios.

Deja un comentario