Los colores y la psicología: psicología del color para niños

Los colores y la psicología están ligados entre sí, pero ¿Qué ocurre con los más pequeños de la casa? ¿En qué modo les afectan?

No es secreto para nadie el gran estímulo visual que pueden ofrecernos, a nosotros los seres humanos, la gran gama de colores que conocemos, y dichos estímulos, suelen reaccionar tanto en nuestros estados de ánimo, como en todo nuestro organismo.

Cómo influyen los colores en los más pequeños de la casa

Los colores y la psicología, suelen influir mucho más en los niños, esto se debe a la percepción de las distintas frecuencias de ondas de luz, que inmediatamente se relaciona tanto con la vista, como con el cerebro, creando de esta manera, un sinfín de emociones y características estimulantes en los más pequeños de la casa.

En los niños, los significados de los colorestienen una gran influencia psicológica, y podemos  ver que es muy notable las siguientes características según los diferentes tipos de colores:

Blanco: Es característico por ser un color de vació, pero suele influir en la actividad intelectual y además incrementa notablemente la imaginación

Negro: La ausencia de todos los colores, suele influir mucho en miedos y temores que van desarrollando los niños por el tema de la oscuridad, y además hace que crezca mucha depresión en ellos.

Violeta: Conocido como el color de lo místico, las meditaciones, influye mucho en aspectos creativos, relacionados con el cerebro y el sistema nervioso; los niños suelen tener más habilidades artísticas y expresiones culturales de ese índole.

Rojo: El color de la energía, suele apaciguar la depresión y hace que los niños sean más decididos en cuanto acciones se refiere (Pero hay que tener sumo cuidado con los niños hiperactivos, porque se sobre estimulan).

Naranja: Color enérgico y alegre que suele estimular e influir a la hora de la comida y la comunicación, se relacionan con niños organizados y silenciosos.

Amarillo: Excelente color para niños con poca concentración, ya que tiene gran influencia en la actividad mental, influye mucho también en la alegría de los niños y por sobretodo en el optimismo.

Verde: Un color que influye en la relajación del sistema nervioso, a los niños los hacen sentir vivos y en un espacio de armonía, transmite descanso y seguridad.

Azul: Importante para calmar a los niños, de excelencia por producir paz y sueño, e incluso puede disminuir el apetito. Un color que hace reflexionar pero tranquilizar al mismo tiempo.

Deja un comentario